Odontología preventiva.

 

•Enseñanza de técnicas de higiene bucal. •Conteo de microorganismos en la saliva. •Determinación de riesgo de caries. •Determinación de placa dentobacteriana. •Profilaxis. •Limpieza con ultrasonido. •Aplicación tópica de flúoruro. •Selladores de surcos y fisuras. •Colocación de mantenedores de espacio.

Periodoncia.

 

   

 

La Periodoncia está orientada al mantenimiento de las estructuras de soporte del diente, como son las encías, los ligamentos periodontales y el hueso alveolar.

Las enfermedades periodontales son las afecciones bucales que se observan con mayor frecuencia en nuestro país, en donde el 90% de nuestra población padece enfermedad periodontal, destruyendo las fibras de adhesión y el hueso de soporte que mantienen a los dientes en la boca, siendo la causa principal la placa dentobacteriana.

Entre las principales enfermedades periodontales encontramos:

Gingivitis: Inflamación leve de las encías que puede ser local o generalizada.

Periodontitis: Inflamación grave de las encías que ocasiona destrucción a los tejidos de soporte.

Endodoncia.

La pulpa dental es el tejido que se encuentra en el interior de los dientes, la cual está compuesta de nervios, vasos sanguíneos y células especializadas, su principal función es la de nutrir al diente y de percibir estímulos externos; cuando dicho tejido se ve afectado por caries, traumatismo, necrosis o alguna lesión es necesario realizar el tx de conductos o endodoncia.

El tx de conductos consiste en la remoción total de la pulpa dental con herramientas especializadas (limas, sistemas rotatorios y localizador de ápice), se limpia perfectamente el interior del diente, se desinfecta, se seca y se rellena con un material de obturación y un cemento sellador para evitar así que queden espacios vacíos que permitan infecciones posteriores.